Menéndez Fustiga a FEMA luego de que Reporte Confirmara la Incompetente Respuesta al Huracán María en Puerto Rico

Menéndez Fustiga a FEMA luego de que Reporte Confirmara la Incompetente Respuesta al Huracán María en Puerto Rico

WASHINGTON, D.C. — Un día antes de que la nominada de Trump para encabezar la Oficina de Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés), Kathy Kraninger, comparezca ante el Comité Bancario del Senado para su audiencia de confirmación, el Senador Bob Menéndez (DN.J.), latino de más alto rango en el Congreso, realizó las siguientes declaraciones después de que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) admitiera sus fallas en la respuesta a la devastación que causó el huracán María en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos. A principios de esta semana, Kraninger falló en proporcionar un informe completo de su papel en la respuesta de la Administración al huracán María en Puerto Rico, como respuesta a una carta enviada por el Senador Menéndez el pasado 10 de julio.

“El reporte dado a conocer recientemente confirma lo que sabíamos desde hace meses: la Administración Trump tuvo una respuesta improvisada a la peor temporada de huracanes en la historia de Estados Unidos. FEMA no se preparó para responder al peor de los casos y casi un año después de la tragedia, admiten que tuvieron problemas para tomar decisiones básicas que pudieron salvar y aliviar el sufrimiento de millones de ciudadanos estadounidenses que perdieron todo en Puerto Rico.

“A pesar de los esfuerzos de Trump y de su administración de restar importancia a su propia incapacidad, lo que muestra este reporte es el doble estándar en la respuesta a tragedias similares en otros lugares como Florida y Texas. FEMA tardó más de dos meses en enviar a Puerto Rico un tercio del personal que envió a Texas en dos sólo semanas, y sus estimaciones fueron erradas al considerar que tan sólo el 53% de la población se vería afectada por el huracán María, cuando en realidad afectó al casi toda la población. Peor aún, cuando Trump visitó la isla, elogió el desempeño de FEMA y dijo que la devastación no era ‘una verdadera catástrofe’, mientras cientos de miles de ciudadanos estadounidenses estaban atravesando terribles condiciones por la falta de agua potable, alimentos y acceso servicios básicos de salud.

“Los republicanos en el Congreso deberían unirse los Demócratas en la búsqueda de respuestas por parte de FEMA ante su reprochable reacción frente a una tragedia de proporciones históricas. La Administración debería proporcionarle al Congreso un reporte detallado de su respuesta al huracán María, así como exhortar a la sus agencias a planificar adecuadamente para evitar daños prevenibles y pérdida innecesaria de vidas durante la temporada de huracanes de este año, aunque lamentablemente me temo que no están preparados para responder si una nueva tragedia ocurre en Puerto Rico o incluso la costa de Nueva Jersey”. 

**ICYMI**

El Nuevo Día: FEMA reconoce que no estaba preparada para la emergencia de María

Por José A. Delgado

Washington - La Agencia federalpara el Manejo de Emergencias (FEMA) ha reconocido en un informe que no estuvo preparada para lidiar con una catástrofe como la causada por el huracán María en Puerto Rico y que subestimó las necesidades de alimentos y agua que se requerían para asistir a la isla.

El informe, divulgado esta noche por el Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos. después de ser adelantado por The New York Times, indica que cuando la furia de los vientos del poderoso huracán comenzó a sentirse en Puerto Rico era deficiente la cantidad de abastos del almacén de FEMA, pues sus suministros habían sido destinados semanas antes a las Islas Vírgenes estadounidenses, donde el huracán Irma ya había hecho estragos.

El informe dice que le tomó más tiempo de lo que esperaban el poder distribuir los 35 millones de platos de comida que afirman lograron entregar. Y que contó con miles de trabajadores menos de los que necesitaba para la temporada de huracanes. A su vez, reconoce que FEMA no pudo rastrear con eficiencia quienes necesitaban los alimentos y parte de la ayuda entregada.

El administrador de FEMA, Brock Long, indica en el informe -como ha declarado antes en el Congreso-, que los gobiernos locales tienen que depender menos de la asistencia de su agencia.

"La temporada de huracanes de 2017 demostró que todos los niveles de gobierno necesitan estar mucho mejor preparados con sus propios suministros”, indica el informe, que sostiene que el nivel de preparación de las autoridades de Puerto Rico para manejar la distribución de alimentos no estaba al nivel de las de Texas y Florida, que lidiaron con los huracanes Harvey e Irma, respectivamente.

El colapso del sistema eléctrico y de hasta el 95% de las torres de celulares hizo extremadamente difícil para las agencias locales, territoriales o federales saber qué se necesitaba y en qué momento inmediatamente después de la tormenta, indicó Long.

El documento señaló que “María dejó (3.4) millones de residentes sin electricidad. La respuesta representó la misión sostenida más larga de entrega de alimentos y agua en la historia de FEMA”.

Además de reiterar los problemas de logística que supone para el gobierno federal responder a emergencias en Puerto Rico y las Islas Vírgenes estadounidenses, Long mantuvo que ninguna jurisdicción “tiene el personal y los recursos que va a necesitar para responder a un incidente catastrófico”.

“La respuesta al huracán demostró la necesidad de tener gerentes de emergencia a todos los niveles para mejorar la colaboración con todos los sectores críticos relacionados con la infraestructura”, indicó Long en el informe.

Investigaciones periodísticas ya habían acentuado que la respuesta federal a la emergencia en Puerto Rico fue lenta e ineficiente, incluso cuando se compara con otros desastres como el huracán Harvey, en Texas.

Leer la historia completa aquí.