JERSEY CITY, N.J.
 – El Senador Bob Menéndez (D-N.J.) hoy emitió las siguientes declaraciones en el vigésimo aniversario de los ataques terroristas del 11 de septiembre del año 2001:

“Hace veinte años perdimos a 3,000 estadounidenses, entre ellos 750 residentes de Nueva Jersey, en el peor atentado terrorista que ha sufrido nuestra nación. Veinte años después, mientras recordamos a los que perecieron ese día, nos solidarizamos con todas las familias y seres queridos que aún sufren por ellos y renovamos nuestro compromiso solemne de Nunca Olvidar.
 
“A todas las familias que el 11 de septiembre perdieron alguno de sus padres, hijos, hermanos, parejas u otros seres queridos en ese horrendo acto de terrorismo, sé que no hay manera de cuantificar el dolor que llevan en sus corazones. Ustedes han cargado ese dolor por veinte años. Veinte años de aniversarios, cumpleaños, graduaciones y vacaciones perdidas. No hay manera de poner en palabras el constante dolor en sus corazones. El tiempo tiene una forma de atenuar el dolor, pero no hay forma de llenar el vacío que dejaron estas pérdidas.
 
“Nuestra nación se enfrenta hoy a innumerables desafíos, desde una pandemia global sin precedentes hasta el cambio climático, así como la proliferación del terror y el extremismo en todo el mundo y mucho más. Sin embargo, con mucha frecuencia, donde necesitamos desesperadamente la unidad, constantemente encontramos división. Creo verdaderamente que si podemos aprovechar esa unidad y recuperar la compasión que sentimos unos por otros después del 11 de septiembre, no hay nada que nosotros, como país no podamos superar.
 
“A pesar de todo lo que nos arrebataron hace veinte años, aún sigo viendo un país unido por el amor familiar, el orgullo del trabajo, el consuelo colectivo en nuestras diversas creencias y el compromiso inquebrantable con la libertad. Estos son lazos comunes que nos unen como un país y nos inspiraron después de los ataques del 11 de septiembre. Estos son los valores que nos unieron y nos dieron la fuerza para superar el terror y demostrarle a nuestros enemigos que el pueblo estadounidense nunca será vencido por el miedo. Y son los mismos valores que nos permiten seguir viviendo mientras apreciamos los recuerdos de aquellos que nos fueron arrebatados de nuestras vidas.
 
“Espero que la memoria de aquellos que perdimos el 11 de septiembre viva para siempre en nuestros corazones. Que el heroísmo que presenciamos ese día nos continúe 
inspirando generación tras generación. Y que la humanidad y la decencia que nos unieron hace veinte años nos den la sabiduría y la determinación que necesitamos para superar los desafíos que enfrentamos hoy como país y que juntos podamos construir un futuro mejor”.
 
---