Cuatro senadores demócratas, en una carta al Departamento de Estado y al Departamento de Seguridad Nacional, pidieron a la administración Trump que detenga las políticas que niegan asilo y envían de regreso a sus países a personas que huyen de las dictaduras en Cuba, Venezuela y Nicaragua. 

En la misiva firmada el lunes, los senadores Bob Menéndez (New Jersey), Dick Durbin (Illinois), Patrick Leahy (Vermont) y Ben Cardin (Maryland) expresan su profunda preocupación por la seguridad de los refugiados de esos y otros países. 

decimos que queremos un cambio en Venezuela por las condiciones de falta de derechos humanos y de democracia y a personas que están huyendo de Venezuela actualmente no les damos la oportunidad de conseguir asilo político

Dijeron que las políticas de la administración están obligando a miles de personas que huyen de la persecución, la tortura y la opresión, a condiciones peligrosas que amenazan sus vidas y su libertad y socavan los objetivos de la política exterior de Estados Unidos.

Los senadores señalan que a través de estas políticas, la administración Trump obliga a venezolanos, cubanos, nicaragüenses y otras personas a regresar sus países o ciudades violentas de México, donde pueden víctimas de grupos delictivos organizados.

“Hemos deportado a más de 100 venezolanos, más de 1,300 cubanos, más de 1,000 nicaragüenses. Reconocemos que cuando hacemos eso no estamos promoviendo nuestros principios de asilo político, democracia y de darle albergue a esos que actualmente quieren conseguir asilo”, dijo Menéndez en entrevista con Radio Martí. 

El senador cubanoamericano también expresó su frustración porque no se le ha dado un Estatus de Protección Temporal (TPS) a los venezolanos que huyeron de la crisis.

“La gente se olvida que hemos tratado varias veces en el pasado de hacerlo, incluyendo este año. Cada vez, los republicanos han tenido alguna razón por la cual no acceden a permitir un voto sobre el TPS, pues tratamos de nuevo y vamos a seguir tratando durante el resto de este año y si sigue esta administración en el próximo año o si no sigue esta administración, pues llamaremos la atención a la próxima administración de que ellos deben observar los principios de los cuales siempre hemos sido los guardianes”, expresó Menéndez.

En la carta, los senadores también opinaron que las políticas de la administración para expulsar y poner en peligro a refugiados y solicitantes de asilo envían un mensaje de insensibilidad y desprecio por los derechos humanos que alimenta la agenda de los adversarios para poner en duda el papel excepcional de Estados Unidos como un faro de libertad y democracia.