Menéndez Sobre el asesinato de Líder indígena Berta Cáceres en Honduras

Menéndez Sobre el asesinato de Líder indígena Berta Cáceres en Honduras


WASHINGTON, DC - El senador Bob Menéndez (D-NJ), miembro de alto rango del Comité de Relaciones Exteriores del senado, emitió las siguientes declaraciones en reacción al asesinato de Berta Cáceres, activista hondureña por los derechos humanos y el medio ambiente. 

"Mientras se enfrentan a innumerables desafíos sociales, económicos y políticos, el pueblo de Honduras ha perdido otra defensora valiente, alguien que lucho contra el abuso y la explotación que ha llegado a caracterizar por desgracia la vida en Honduras. Mis pensamientos y oraciones están con la familia de Berta Cáceres durante estos tiempos difíciles.

"El asesinato de Berta Cáceres es un recordatorio de como los valores universales que, como estadounidenses, debemos promover - la vida, la libertad, la seguridad - están en riesgo en nuestro propio hemisferio, y es una fuente significativa de la dolorosa crisis humanitaria que rompe el tejido social de Centroamérica.

"Los informes turbadores que rodean la muerte de Cáceres ponen de relieve la brutalidad continua y el peligro que enfrentan aquellos que dedican su vida a luchar pacíficamente por los derechos humanos básicos y un mejor mañana, y exige una respuesta por parte del Gobierno de Honduras. Hago un llamado al Presidente Hernández para que actué de inmediato con este fin y así llevar a cabo una investigación completa y exhaustiva. La Sra. Cáceres vivió bajo la amenaza de violencia por defender los principios de la dignidad y el respeto a todas las personas - algo que debe ser restaurado para que este tipo de tragedias ya no transcurran.”

"Los medios de comunicación reportan el asesinato de  Berta Cáceres, activista de derechos indígenas de Honduras enormemente influyente, fue asesinada en su ciudad natal de La Esperanza, Intibucá el jueves. Hubiese cumplido 46 años mañana. Cáceres fue galardonado con el Premio Ambiental Goldman después de manejar una campaña pacífica para detener a uno de los constructores de represas más grandes del mundo de construir la presa de Agua Zarca, lo cual habría cortado el acceso de la etnia Lenca a agua, alimentos y medicinas. La Prensa de Honduras informa que Cáceres se encontraba trabajando para detener que una empresa construyera una presa hidroeléctrica en el río Gualcarque, algo que la comunidad de Río Blanco concluyó significaría un cambio profundo a su forma de vida. Las autoridades, según el periódico, dijeron que fue asesinada durante un robo pero su madre denuncia que Cáceres murió "a causa de su lucha."

###