Declaraciones del Senador Menéndez Sobre las Elecciones Irresueltas en Honduras

Declaraciones del Senador Menéndez Sobre las Elecciones Irresueltas en Honduras

   

Washington - El Senador estadounidense Bob Menendez (D-N.J.), miembro de más alto rango del Subcomité de Relaciones Exteriores del Senado para el Hemisferio Occidental, emitió las siguientes declaraciones sobre el empeoramiento de la situación en Honduras tras las irregularidades y los resultados impugnados de las elecciones presidenciales del 26 de noviembre.

"Estoy profundamente preocupado y perturbado por el empeoramiento de la situación en Honduras después de unas elecciones presidenciales históricas pero no resueltas. Estoy particularmente ansioso con los informes indicando que la policía hondureña está amordazando a periodistas mientras usa fuerza bruta contra manifestantes, lo cual ha cobrado varias vidas. Cualquier subversión de la democracia a través de violencia sancionada por el estado es totalmente inaceptable y debe ser condenada firmemente por la comunidad internacional. Le urjo a las fuerzas de seguridad hondureñas a no reaccionar con violencia y también hago un llamado a los funcionarios hondureños a que no olviden la importancia de conservar todos los pilares de una sociedad democrática, incluyendo la libertad de prensa, el derecho de reunión pacífica y los procesos políticos transparentes.

"Como dije inmediatamente después de las elecciones de noviembre, las democracias exitosas requieren transparencia total para ganarse la confianza de su electorado y así obtener legitimidad. Y aunque los hondureños salieron en niveles históricos para ejercer su derecho democrático más fundamental de elegir a su presidente, estas elecciones han sido muchas cosas menos transparentes. Apoyo contundentemente los esfuerzos de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y las misiones de observación electoral de la Unión Europea para realizar la debida diligencia para promover la transparencia, pero el último informe de la misma OEA demuestra claramente que las elecciones hondureñas estuvieron plagadas de irregularidades que diluyeron irreparablemente la objetividad y credibilidad de un proceso democrático que el pueblo de Honduras no merece. De la misma manera, le pido a José Orlando Hernández y Salvador Nasralla que pongan sus diferencias de lado en nombre del pueblo hondureño y trabajen con la OEA para encontrar una solución que restablezca la fe de los hondureños en su democracia y sus líderes”.

###