Senadores estadounidenses exigen amparo migratorio para familias de militares

Senadores estadounidenses exigen amparo migratorio para familias de militares

El Diario

 

Un grupo de senadores demócratas exigió este jueves al Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que no ponga fin a un programa oficial cuyo objetivo es impedir que familiares de soldados de las Fuerzas Armadas puedan ser deportados por encontrarse en el país en situación irregular.

La reclamación, firmada por un total de 22 legisladores liderados por el senador Bob Menéndez, fue remitida a los secretarios en funciones de los departamentos de Seguridad Nacional y Defensa, Kevin McAleenan y Mark Esper, respectivamente.

La preocupación de este grupo de políticos se debe a la reciente publicación de un artículo por parte de la cadena pública NPR en el que se afirmaba que la Administración está estudiando la posibilidad de acabar con el programa "Parole in Place" (PIP, por sus siglas en inglés).

"A través de este programa, los militares pueden luchar por los Estados Unidos sin preocuparse de que su cónyuge, sus hijos o sus padres sean deportados mientras están sirviendo en el extranjero", argumentan los senadores en la misiva.

El PIP permite a los familiares directos de los militares (padres, cónyuges o hijos menores de 18 años) poder realizar los tramites de legalización dentro del país, los exime del pago de posibles multas por encontrarse en situación irregular y evita su posible deportación.

La directriz fue establecida por el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) en 2013, bajo la Administración del expresidente Barack Obama (2009-2017).

"Terminar el programa PIP no solo causaría dificultades personales a nuestros militares y mujeres, sino que también los impactaría negativamente en el combate. Retirar las protecciones a las familias militares es una amenaza directa para nuestra preparación militar y nuestra seguridad nacional", subraya la carta. 

A pesar de que el servicio militar no garantiza el acceso a la ciudadanía, sí que puede facilitar el proceso, por lo que no es de extrañar que, desde 2001, se hayan alistado en las Fuerzas Armadas de EE.UU. ciudadanos de 30 nacionalidades, según datos oficiales citados por NPR.