Más allá de Obama y Castro

Más allá de Obama y Castro


By:  Emilio Guede
El Nuevo Día


El acuerdo Obama-Castro no está siendo apoyado por la reprimida y sacrificada oposición en Cuba, que ha manifestado valientemente su desacuerdo. En definitiva, la dictadura lo que quiere son los dólares de los inversionistas y del turismo, ya que la prohibición de la venta de alimentos y medicinas a Cuba (el verdadero embargo) prácticamente no existe. Si pagaran al contado, Estados Unidos sería el primer importador, no el quinto, de alimentos a Cuba. 

Los nuevos dólares del acuerdo garantizarían la permanencia indefinida de la tiranía y sus sucesores en el poder, lo que hace cómplices involuntarios del estado de opresión a aquellos que, por ignorancia y de buena fe, favorecen el acuerdo. No obstante, los poderes del presidente Barack Obama, en este caso, están limitados por una ley federal.

La ley del embargo (la Helms-Burton), decisión bipartita tomada en 1996 como respuesta por el ametrallamiento de dos avionetas desarmadas de Hermanos al Rescate por aviones de guerra Mig castristas en aguas internacionales, con el asesinato de sus cuatro ocupantes, sólo puede ser modificada por el Congreso, lo que no es probable dada la configuración republicana de la legislatura actual y la posición de prominentes demócratas, como el senador Robert Menéndez, contra el acuerdo Obama-Castro.

Haga clic aquí para leer todo el artículo.